Jabalí extinto de vino lloroso

Nunca te dejé sola de recuerdos encocados por un jabalí.

Nunca viniste al día de los asuntos sin futuro.

Te sirvió de huida monotonía.

Conociste un amor amante.

Cambiaste el ruido por silencio.

Aprendiste de la calma.

Elegiste al niño infantil crecido.

Cruzaste.

Ya no hay vuelta atrás después del sabor de la pasión fugaz prisionera.

Asfalto de pueblo viejo.

Antigua sed.

Vacío ser rural.

Macho de un solo pie encelado de vanidad llorosa.

Falsedad mutua.

Recreo del no ser en la obediencia retrasada de mimos insatisfechos.

Crío de alta cuna puretil.

Hierve de conformismo quien nada espera de nadie.

Atrapada sed de polvo diario que se corre.

Jabalí extinto del te como 20 y tiro por que me toca las nueces con queso viejo barrigón.

Nunca tuviste la intención de regresar.

Adiós facilon sin impulsos.

¡Si!

Si…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.