Un beso ruido y herido

Sin ser son las horas de los inquietos cansados.
Sin dar son los relojes de las semanas en soledad.
Abatido en los desnudos efectos de la franqueza.
A salvo de los hirientes.
Montado en un ciclo que se repite.
La salud de los mendigos.
La verdad de los silencios.
La mirada de quién no ve.
Tercamente siendo.
La sombra de los incendios secuestrados en un sofá viejo.
Prestamosa vida con los consuelos comunes que enternecen los domingos.
Un relato temprano de cierta edad.
Botellas de carton piedra.
La masa se lanza en la renuncia de dos pilares.
Mañana despierta de frente húmeda pasión voraz.
Aniquilame la suerte de sed rocosa en el aliento tierno.
Basurero de horas frías en la nube.
Cansancio hermoso de la mente triste por ningún fuego.
Columpios de hierro amarillo.
Falta medioambiental.
Rasca y sigue…
Se percibe…
A quien recibe la siembra de sales marinas sin hueso.
Tiembla al respecto…
Delante de un beso ruido y herido.
Transgresivo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.